¿Es correcto el consumo de semillas de lino en el embarazo?

En la actualidad, el consumo de semillas y otros elementos provenientes de fuentes naturales están creciendo en el consumo de forma diaria. Estos alimentos como es el caso de las semillas de lino tienen grandes beneficios para la salud. Aspecto innegable. Sin embargo, veamos cómo es de beneficioso el consumo de las semillas de lino durante el embarazo.
Estos pequeños alimentos, con grandes valores nutricionales, son contenedores de ácidos grasos Omega-3 y fibras de varios tipos. Estos nutrientes esenciales son muy pero que muy importantes en el desarrollo del bebe durante el embarazo. No obstante, a pesar de ser algo beneficioso contienen otros productos que no son tan favorables para la salud durante el embarazo. Por ejemplo: Contiene lignanos.

Semillas de lino en un bote

Fuente: waferboard | Licencia: Creative Commons

Los lignanos son elementos químicos los cuales tienen la capacidad de imitar el comportamiento de los estrógenos en el cuerpo. Una alteración así no es buena para salud.
Se cree que con un consumo adecuado de semillas de lino durante el embarazo es más que seguro su consumo para la salud durante el embarazo. En consecuencia, se debería evitar otros elementos que contengan lignanos u más semillas de lino en su composición. En cualquier caso, cada persona es un mundo y es recomendable la consulta con tu especialista para saber si debes consumirlas.

 

Beneficios de las semillas de lino

Las semillas de lino tienen múltiples beneficios a nivel de salud y estéticos. Son un alimento muy indicado para el tratamiento y la prevención de diferentes enfermedades del cuerpo humano. Desde luego, dejando a un lado el embarazo, es un gran alimento con importantes características beneficiosas. De hecho, se están realizando estudios que se aproximan hacia que las semillas de lino son un gran anti cancerígeno.
En cuanto a la salud, contienen grandes cantidades de fibra que ayudan a la regulación del intestino previniendo el estreñimiento. Además, sus altos contenidos en omega 3 reducen el riesgo de colesterol alto y contraer enfermedades cardiovasculares.
Las semillas de lino son un perfecto antiinflamatorio, por lo que son geniales para el tratamiento de enfermedades inflamatorias del sistema digestivo, urinario y respiratorio. En cualquier caso todos estos aspectos siguen siendo objeto de estudio en la actualidad.

En relación con el embarazo, se cree que las semillas de lino son perfectas para endurecer el cráneo durante la formación del bebe. Por supuesto, este aspecto seria sumado a los beneficios para la madre que mencionamos hace algunas líneas.

 

Opiniones dispares sobre uso en el embarazo

A pesar de todos los beneficios que hemos mencionado anteriormente y los cuales puedes profundizar en esta web de Wikipedia, hay opiniones dispares sobre el uso de la linaza. El principal problema: los lignanos.
Los lignanos son un fito estrógenos. Es decir, pueden alterar el comportamiento que los estrógenos actúan en el organismo. Los estrógenos son hormonas y el feto debe tener un control hormonal preciso para un correcto desarrollo. Por eso se dice que no es recomendable su consumo durante el embarazo.

Sin embargo, los lignanos afectan a los estrógenos cuando se encuentran en niveles altos o bajos en el organismo. Pero si los niveles son los óptimos no deberían tener mayor efecto. Por eso se piensa que no es perjudicial para la salud durante el embarazo en muchos casos.

 

Ingesta de semillas de lino

Si finalmente decides, tras consultar con tu médico especialista, el consumo de semillas de lino en tu dieta diaria debes saber que:
Las semillas de lino están recubiertas por una cascara dura la cual permite la absorción de los nutrientes si se come.
Por lo tanto, es recomendable el consumo de linaza triturada con un molinillo de café, en forma de harina de linaza o bien como aceite de lino. En cualquier caso, es preferible el consumo de linaza rápidamente, ya que a medida que avanza el tiempo y la cascara esta molida pierde propiedades nutricionales.
Por otro lado, el consumo de linaza es un poco insípido, por lo que se recomiendo introducirlo en las recetas que realizamos cada día. Es un elemento que prácticamente no altera el sabor de la receta y tu cuerpo lo absorberá nutrientes con mayor facilidad.
Por último, aunque a estas alturas deberías tener claro que debes consultar a un médico si consumir o no las semillas de lino. Es importante que el consumo se realice con moderación durante el embarazo

 

Esperamos que este artículo de opinión sobre las semillas de lino en el embarazo te haya gustado. Te recordamos que puedes utilizas los botones sociales de aquí abajo para compartirlo con tus familiares y conocidos.

Leer más
  • Imagen de logotípo: Freepik